SAPI acompañó traslado de los restos simbólicos de Matea, Hipólita y Apacuana al Panteón Nacional.

Desde tempranas horas de la mañana este 8 de marzo se concentraron los funcionarios del Servicio Autónomo de la Propiedad intelectual (SAPI), en las adyacencias de la Plaza Bolívar, a la espera de los restos simbólicos de Hipólita Bolívar y Negra Matea los cuales serian llevados al Panteón Nacional de Caracas, así como los de la líder Apacuana, india Quiriquire.

Con mucha alegría, entusiasmo y al ritmo de tambores la gran familia SAPI se reunió para presenciar este acto representativo y emotivo, que realza el heroísmo de estas tres mujeres que representaron la influencia de los pueblos africanos y originarios en el acontecer histórico del país.

Hipólita, amamantó y crió a Simón Bolívar como un hijo más, sembrando en èl parte de los valores que alimentarían luego la gesta libertadora. La negra Matea fue otra figura decisiva en la infancia y adolescencia de Bolívar, aunque ella solo le llevaba 10 años de vida, fue parte importante en la formación de los valores del niño Simón, al brindarle el afecto de madre y la complicidad de los amigos.

Apacuana, la primera mujer indígena en ser llevada al Panteón Nacional, simboliza el espíritu antiimperialista de la mujeres venezolanas. Mujer respetada por su pueblo y por los indígenas Caribe, condujo la liberación de las tierras Súcutu (actualmente los Valles del Tuy y Tácata)

El traslado de los restos simbólicos de estas figuras comenzó el 1° de marzo en San José de Tiznado, estado Guárico, donde nació Matea Bolívar, para continuar al día siguiente en San Juan de los Morros. El 3 y 4 de marzo las paradas fueron en Villa de Cura y San Mateo, en el estado Aragua, lugar donde nació la Negra Hipólita. Hasta llegar este 8 de marzo a la capital venezolana, donde se le rindieron honores a las tres heroínas en el Día Internacional de la Mujer

SAMSUNG CSC

Rodolfo CG / Difusión y Cooperación

@Sapi_ve