Tal día como hoy se conmemoran 226 años de la siembra de la madre del Libertador

María de la Concepción Palacios y Blanco. Caracas 9 de diciembre de 1758.

El 6 de julio de 1792 a los 34 años de edad, partió a la inmortalidad María de la Concepción Palacios y Blanco, madre del Libertador Simón Bolívar. Su fallecimiento, ocasionado por una hemoptisis, dejó huérfanos a María Antonia, Juana Nepomucena, Juan Vicente y Simón, infantes a los que procreó junto a Juan Vicente Bolívar y Ponte.

Descendiente de Feliciano de Palacios y Sojo y Francisca Blanco y Herrera, poseía un exquisito don para la música, talento que exponía a través de la flauta, instrumento que tocaba en veladas familiares. María de la Concepción Palacios y Blanco también redactaba con propiedad y era aficionada a la pintura.

A la edad de 15 años contrajo matrimonio con Juan Vicente Bolívar y Ponte, con quien estuvo casada por 13 años, hasta el fallecimiento prematuro de este. El fatídico acontecimiento enfrentó a la joven mujer a la responsabilidad de educar a cuatro menores, así como a encarar la correcta administración de los bienes heredados de su esposo.

Precisamente, ese carácter que demostró en el cumplimiento de su rol como cabeza de familia fue destacado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, quien exaltó la dedicación de quien fuera la madre de una de las figuras más relevantes de la independencia latinoamericana.

“Mujer de profundo sentido religioso que se dedicó por completo a las obligaciones familiares. Hoy rendimos tributo a la progenitora de nuestro Padre Bolívar”, escribió el Jefe de Estado en la red social Twitter.