SAPI participó en mesas de trabajo para conformación del Consejo Regulador del Cacao de Chuao

En la población de Chuao, en plena costa aragüeña, se dio el punto de partida de una tradición que se remonta al siglo XVI y que se desarrolló bajo el amparo de un proceso de colonización que vivió Venezuela, características que sirvieron de escenario para fundar una de las más importantes labores de nuestro país, tal como lo es: La agricultura.

Es en estas tierras fértiles en que se cosecha lo que comúnmente se conoce como el “alimento de los dioses”, el cacao; pero es éste, el de Chuao, el mejor del mundo.

El cacao de Chuao es reconocido internacionalmente por sus marcadas distinciones no solo en cosecha sino por su, aún, proceso artesanal.

“Todo nuestro proceso es artesanal, no utilizamos químicos y el secado es muy particular”, explicó Alcide Herrera, trabajador de la Empresa Campesina del cacao de Chuao.

A principios del año 2000, el Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual (SAPI) concedió su Denominación de Origen (DO); luego, en el 2016, renovó este importante certificado con el que puede oficialmente exportar su producción, además, de cerciorar su calidad y pureza.

Tras este contexto, el SAPI se sumó a las mesas de trabajo, convocadas para la conformación del Consejo Regulador y su correspondiente Reglamento de Uso, instancias que permitirán una mayor vigilancia y protección de la Denominación Origen (DO) Cacao de Chuao; quedando previsto en el plan de trabajo del 2019.

En la actualidad, la Hacienda Chuao pertenece a la Empresa campesina integrada por 119 socios que comparten el título de propiedad colectiva entregado por el Instituto Nacional de Tierras (INTI) y que posee una capacidad productiva anual de 18 mil kilos de la semilla de cacao, conocida en el mundo por su insuperable calidad.

En este sentido, el Director General del SAPI, Alberto Rey, reiteró su disposición de atender los requerimientos sobre talleres y capacitación en productos terminados con base de cacao, propuesta expuesta por los integrantes de la empresa en la que participaron, además, Ángel Herrera, Euclides Plancha y Edis Liendo.

Esta jornada permitió evaluar las condiciones de funcionamiento de la Empresa Campesina, la tradición agrícola de esta zona privilegiada, así como la relación con el ecosistema y sus pobladores.

Esta iniciativa destinada a fortalecer el prestigio y el buen nombre del Cacao de Chuao, representa para este sector la oportunidad de establecer normas y procedimientos dirigidos a conservar el conocimiento de prácticas ancestrales que hacen posible la calidad del cacao originario de esta zona.